sábado, 29 de abril de 2017

Un 29 de abril...

Se conmemoran el Día de Conmemoración de todas las VÍCTIMAS DE LA GUERRA QUÍMICA fecha de 1997 en que entró en vigor la Convención sobre las Armas Químicas.
El Día Internacional de la DANZA, instaurado en 1982 por el Comité de Danza Internacional del Instituto Internacional del Teatro (ITI/Unesco)
 y,   no menos importante: El día del ANIMAL, en homenaje a Ignacio Lucas Albarracín- uno de los fundadores de la Sociedad Argentina Protectora de Animales- en su obituario. Aunque tradicionalmente se celebra el día mundial de los animales un 4 de octubre, por San Francisco de Asís.


"Esta conmemoración será una oportunidad para rendir homenaje a las víctimas de la guerra química, así como para reafirmar el compromiso de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para la eliminación de la amenaza de las armas químicas, promoviendo así las metas de la paz, la seguridad, y el multilateralismo." (ONU)
Ocho países no se han unido a la Convención - Angola, la República Popular Democrática de Corea, la República Árabe de Egipto, Israel, Myanmar, Somalía, Sudán del Sur y la República Árabe Siria. 
Tema candente por la acusación a Siria de estar usando este tipo de armas (como si unas fueran menos devastadoras que otras), siempre estamos a favor de recordar un día y aplicar durante el resto del año la condena a  todas las barbaries que la humanidad (culpables unos, cómplices los otros por medir con distinto rasero o volver la vista hacia otro lado) ha sido y es capaz de cometer en nombre de a-saber-qué derechos adquiridos.

Por otro lado, este dramático recuerdo se une a una conmemoración tan exquisita y delicada como es LA DANZA. ¡Contrastes de la naturaleza humana!
Se eligió el 29 de abril, por ser el natalicio de Jean-Georges Noverre, innovador y estudioso de este arte, maestro y creador del ballet moderno.
 También se busca reunir a todos aquellos que han elegido la danza como medio de expresión para que, traspasando las barreras culturales, políticas y étnicas, celebren la danza y su diversidad.
Cada año, la Unesco solicita a una personalidad reconocida de este arte, que redacte un mensaje que después es difundido mundialmente.
Mensaje del Día Internacional de la Danza 2017. Trisha Brown (EE.UU) Primeras líneas:

I became a dancer because of my desire to fly. The transcendence of gravity was always something
that moved me. There is no secret meaning in my dances. They are a spiritual exercise in a physical
form.
 Me convertí en bailarina por mi deseo de volar. La trascendencia de la gravedad siempre fue algo que me emocionó. No hay un significado secreto en mis danzas. Son un ejercicio espiritual en una forma física.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net . Apoyo escolar. Másteres y trabajos Universitarios. Corrección de textos. ELE. ¡Infórmate!
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-. . 

Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha


- de 1936, Alejandra PIZARNIK, escritora argentina. Citada en su obituario, un 25 de septiembre de 1972, por suicidio, a los 36 años.
Pizarnik escribió libros poéticos de notoria sensibilidad e inquietud formal marcada por una insinuante imaginería. Sus temas giraban en torno a la soledad, la infancia, el dolor y, sobre todo, la muerte.
Su primer libro fue La tierra más ajena (1955), más tarde publicó La última inocencia (1956) y Las aventuras perdidas (1958).
Entre 1960 y 1964, Pizarnik vivió en París donde publicó poemas y críticas en varios diarios, y entabló amistad con Julio Cortázar, Rosa Chacel y Octavio Paz, entre otros, siendo este último el prologuista de Árbol de Diana (1962), su cuarto poemario, en el que ya se refleja plenamente la madurez como autora que estaba alcanzando en Europa.
Regresó a Buenos Aires en 1964, publicando sus poemarios más importantes: Los trabajos y las noches (1965), Extracción de la piedra de la locura (1968) o El infierno musical (1971).
Escribió en prosa La condesa sangrienta (1971).

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el zumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios.
Ampáralo niña ciega de alma
Ponle tus cabellos escarchados por el fuego
Abrázalo pequeña estatua de terror.
Señálale el mundo convulsionado a tus pies
A tus pies donde mueren las golondrinas
Tiritantes de pavor frente al futuro
Dile que los suspiros del mar
Humedecen las únicas palabras
Por las que vale vivir.
Pero ese instante sudoroso de nada
Acurrucado en la cueva del destino
Sin manos para decir nunca
Sin manos para regalar mariposas
A los niños muertos.
 ('A la espera de la oscuridad') 

- de 1940,  José Antonio GARCÍA BLÁZQUEZ, escritor y traductor español. Ha desarrollado gran parte de su vida profesional en países extranjeros, Reino Unido y Suiza principalmente, como traductor en organismos internacionales.
Su primera novela es de 1966, Los diablos, donde intentó sacar a la narrativa española del realismo social en que se encontraba, a la que seguiría, con más éxito aún de crítica y público, No encontré rosas para mi madre (1968), llevada al cine por Francisco Rovira Beleta en 1972.
Las novelas que publica en los años 70 demuestran cómo madura su narrativa hasta consolidar un estilo muy personal.
Fiesta en el polvo (1971) es su primera novela en esa década. Le sigue El rito (1974), quizá su obra más famosa, y merecedora en 1973 del Premio Nadal. En 1976 publica Señora Muerte, otro de sus títulos imprescindibles que  lo encumbran como un autor preocupado por la realidad social, principalmente en torno a la rebeldía y delincuencia juvenil.
Otras obras: Rey de ruinas (1981), La identidad inútil (1986), Puerta secreta (1993), El amor es una tierra extraña (1996). La soledad del anfitrión (2006). En 2007 ha publicado Amigos y otras alimañas.

Recuerdo que ella tenía el dedo índice sobre los labios mientras mi padre reía. La caja de las herramientas, que había caído al suelo, dejó escapar un montón de objetos negros que se dispersaron haciendo un ruido metálico y como de campanas. Después, ella se inclinó y dijo en un tono algo misterioso: «No hay que hacer ruido». Pero mi padre acentuó sus carcajadas y replicó: «¿Te parece poco el ruido que vamos a hacer?». Entonces, ella también estalló en risotadas, y ambos se abrazaron y se pusieron a bailar entre los trastos, hasta que mi padre se detuvo, de repente, y señaló una especie de bola oscura que rodaba lentamente hacia la pared. —Eh, cuidado con eso… De un salto, mi padre atrapó la bola y la dejó cuidadosamente junto a la caja de las herramientas. Desde mi escondite, sentado en la escalera, pude ver su expresión preocupada y el temblor indeciso de sus manos, Entonces, ella le acarició la cabeza. No oí lo que le decía. (Fragmento de 'El Rito', botón azul)
- de 1946, Pipo PESCADOR, seudónimo de Enrique Fischer, cantautor, escritor y director de teatro argentino. Es uno de los precursores del género infantil en Argentina.
Considerado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, algunos de sus libros, como "María Caracolito" de 1997 que trata sobre una niña con Síndrome de Down, han sido declarados de Interés para la Humanidad por la UNESCO.
En 1982, y luego de un gran éxito a otro, desde Topo Gigio hasta Los payasos de la tele Gaby, Fofó y Miliki y su tema "El Auto de Papá", que forman parte inamovible del cancionero tradicional argentino.
El 5 de noviembre de 2009, Pipo Pescador viajó a España, donde residen su hija y su nieta y donde trabaja en forma casi permanente. En enero del 2010 regresa a su país para ultimar los detalles del lanzamiento de su siguiente libro, Casa sin ventanas, sobre chicos con autismo, completando la trilogía que iniciara con María Caracolito y La campana bajo el agua (2008), sobre la hipoacusia o dificultades de audición. De 2010 es "Saltando con el Sapo Pepe".
Desde 2012 hasta 2015 presentó sus "Tangos desaforados" para adultos en diversos teatros de Buenos Aires. Actualmente reside en Alemania.


- de 1959, Sandra RUSSO, periodista y escritora argentina.
 Con la creación del diario Página/12 en 1987, se dedicó nuevamente a los medios gráficos, y continúa en ese periódico. Allí primero fue redactora de Política Internacional, después subeditora de esa misma sección; más tarde editora de la revista Página/30, editora de Información General y simultáneamente columnista de la sección Contratapa. Luego fue editora general de la revista Luna, de Editorial Perfil. Al cabo de un año regresó a Página/12 y se hizo cargo durante 5 años del suplemento femenino Las/12, además de desempeñarse como editora de Cultura y Espectáculos.
Desde 2009 hasta la actualidad participa como panelista en el programa de televisión 6, 7, 8, en Canal 7.
Últimas obras: Jallalla: la Túpac Amaru, utopía en construcción (2010, sobre la militante social Milagro Sala);  La presidenta. Historia de una vida (2011) y Fuerza propia. La Cámpora por dentro, (2014, sobre esa organización y Máximo Kirchner).

La carta firmada por treinta y cinco prestigiosos psiquiatras norteamericanos y enviada al New York Times causó estupor en estos días,porque es escozor lo que está viviendo el mundo con la irascibilidad de las declaraciones del presidente Trump, quien parece desconocer que la política es, entre otras cosas, algo que requiere de la simbolización, de la negociación y de la tolerancia. No es el único Presidente que parece desconocerlo. Quisiera extenderme sobre el núcleo de las observaciones de esos expertos en salud mental, que se han saltado un código interno sobre la evaluación profesional de personalidades públicas, y lo han hecho, según explican, porque “este silencio ha resultado en un fracaso para prestar nuestra experiencia a periodistas preocupados y miembros del Congreso en este momento crítico. Tememos que está en juego demasiado para permanecer en silencio”. Qué pena que hablen tan tarde, qué pena que el propio Trump sea una burla a sus pruritos en materia de neutralidad profesional.
Pero antes, me permito detenerme en otra noticia de esta semana, cuya fuente fue la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova, quien llamo la atención sobre la información que ahora confirma el Mando Central de EE.UU. (CENTCOM), admitiendo el uso de proyectiles con munición de uranio empobrecido contra la población civil siria e iraquí. Zajárova recordó que Rusia denunció ese hecho violatorio de todas las convenciones al respecto en octubre del año pasado, pero que la diferencia es que entonces “estaba al mando un equipo encabezado por un Premio Nobel de la Paz”. (...)
(Fragmento del artículo 'Trump y el Papa', 20-02-17)
Fallecieron en esta fecha

- de 1964, Wenceslao FERNÁNDEZ FLÓREZ, escritor y periodista español citado con ocasión del aniversario de su nacimiento, un 11 de febrero de 1885; antimarxista declarado a raíz de sus experiencias personales durante la Guerra Civil española. Destacamos sus obras, llevadas al cine, "Volvoreta" (1917), "El hombre que se quiso matar" (1929) y la estupenda "El bosque animado" (1943) de la que, por cierto, aconsejo su lectura. La película ni se acerca a la veraz recreación que el escritor hace de la vida en una fraga (más que bosque, feraz jardín botánico donde conviven toda clase de especies vegetales y animales).

La fraga es un tapiz de vida apretado contra las arrugas de la tierra; en sus cuevas se hunde, en sus cerros se eleva, en sus llanos se iguala. Es toda vida: una legua, dos leguas de vida entretejida, cardada, sin agujeros, como una manta fuerte y nueva, de tanto espesor como el que puede medirse desde lo hondo de la guarida del raposo hasta la punta del pino más alto. ¡Señor, si no veis más que vida en torno! Donde fijáis vuestra mirada divisáis ramas estremecidas, troncos recios, verdor; donde fijáis vuestro pie dobláis hierbas que después procuran reincorporarse con el apocado esfuerzo doloroso de hombrecillos desriñonados; donde llevéis vuestra presencia habrá un sobresalto más o menos perceptible de seres que huyen entre el follaje, de alimañas que se refugian en el tojal, de insectos que se deslizan entre vuestros zapatos, con la prisa de todas sus patitas entorpecidas por los obstáculos de aquella selva virgen que para ellos representan los musgos, las zarzas, los brezos, los helechos. El corazón de la tierra siente sobre sí este hervor y este abrigo, y se regocija.
La fraga es un ser hecho de muchos seres. (¿No son también seres nuestras células?) Esa vaga emoción, ese afán de volver la cabeza, esa tentación —tantas veces obedecida— de detenernos a escuchar no sabemos qué, cuando cruzamos entre su luz verdosa, nacen de que el alma de la fraga nos ha envuelto y roza nuestra alma, tan suave, tan levemente corno el humo puede rozar el aire al subir, y lo que en nosotros hay de primitivo, de ligado a una vida ancestral olvidada, lo que hay de animal encorvado, lo que hay de raíz de árbol, lo que hay de rama y de flor y de fruto, y de araña que acecha y de insecto que escapa del monstruoso enemigo tropezando en la tierra, lo que hay de tierra misma, tan viejo, tan oculto, se remueve y se asoma porque oye un idioma que él habló alguna vez y siente que es la llamada de lo fraterno, de una esencia común a todas las vidas. (Inicio de la primera historia de 'El bosque animado', La fraga de Cecebre)

- del 2000, Antonio BUERO VALLEJO, dramaturgo y académico español recordado en su natalicio, un 29 de septiembre de 1916.
Fue detenido en mayo o junio de 1939 y condenado a muerte por «adhesión a la rebelión». Tras ocho meses, se le conmutó la pena por otra de treinta años.
Pasó por diversas cárceles: en la de Conde de Toreno dibujó un famoso retrato de Miguel Hernández y ayudó en un intento de fuga que le inspiró más tarde ciertos aspectos de su drama La Fundación.
Su primera obra fue En la ardiente oscuridad. Obtuvo el Premio Lope de Vega, con Historia de una escalera, obra que le consagrara como dramaturgo. Miembro de número de la Real Academia Española en 1971, sillón X.
Obras inmortales como, entre otras,  El concierto de San Ovidio o  El tragaluz, le valieron el Premio Cervantes en 1986 y el Premio Nacional de las Letras Españolas en 1996.

(DON MANUEL, padre de ELVIRA, sale vestido de calle. Los trajes de ambos denotan una Posición económica más holgada que la de los demás vecinos.)
DON MANUEL.-(A DOÑA ASUNCIÓN) Buenos días. (A su hija.) Vamos.
DOÑA ASUNCIÓN.- ¡Buenos días!¡Buenos días, Elvirita! ¡No te había visto!
ELVIRA.- Buenos días, doña Asunción.
COBRADOR.-Perdone, señora, pero tengo prisa.
DOÑA ASUNCIÓN.- Sí, sí... Le decía que ahora da la casualidad que no puedo… ¿No podría volver luego?
COBRADOR.- Mire, señora: no es la primera vez que pasa y...
DOÑA ASUNCIÓN.- ¿Qué dice?
COBRADOR.-Sí. Todos los meses es la misma historia. ¡Todos! Y yo no puedo venir a otra hora ni pagarlo de mi bolsillo. Conque si no me abona tendré que cortarle el fluido.
DOÑA ASUNCIÓN.- Pero si es una casualidad, se lo aseguro! Es que mi hijo no está‡, y...
COBRADOR.- ¡Basta de monsergas! Esto le pasa por querer gastar como una señora en vez de abonarse a tanto alzado. Tendré que cortarle.
(ELVIRA habla en voz baja con su padre.)
DOÑA ASUNCIÓN.- (Casi perdida la compostura.) ¡No lo haga, por Dios! Yo le prometo...
COBRADOR.-Pida a algún vecino...
DON MANUEL.- (Después de atender a lo que le susurra su hija.) Perdone que intervenga, señora.
(Cogiéndole el recibo.)
DOÑA ASUNCIÓN.- No, don Manuel. ¡No faltaba más!
DON MANUEL- ¡Si no tiene importancia! Ya me lo devolverá cuando pueda.
DOÑA ASUNCIÓN.- Esta misma tarde; de verdad.
DON MANUEL.-Sin prisa, sin prisa. (Al COBRADOR.) Aquí’ tiene.
COBRADOR. Está bien. (Se lleva la mano a la gorra.) Buenos días.
(Se va.) 
(Fragmento de 'Historia de una escalera')

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?