miércoles, 26 de abril de 2017

Un 26 de abril...

Hoy se conmemora el Día Mundial de la PROPIEDAD INTELECTUAL.
Tratándose de un negocio en el que la mayoría de las veces quien menos percibe es el propio autor, ha habido, hay y habrá mucho que debatir:
 Unos piensan que al igual que un trabajador percibe un salario por lo que hace y ahí queda, lo mismo debería suceder en el caso de un inventor, pintor, escritor, filósofo...
Otros opinan que en estos casos no existe tal salario, sino que éste viene después, y no siempre, pues tiene como requisito el que la obra sea aceptada, difundida y, por tanto, dé resultados; lo que suele llevar a un largo camino de trabajo sin beneficios, de puerta en puerta, hasta que éste pueda ser reconocido. Es decir: muy pocos pueden vivir de eso.
Por otro lado, haces un vídeo en el que pones tu arte, imágenes propias, etc... y por usar una música de otros, pierdes todos tus derechos a favor de esa compañía discográfica... (caso YouTube) ¿Dónde están tus propios derechos de autor, entonces?
Siempre hay que ganar para vivir, y en estas épocas de crisis, más.
¿Derechos de autor... sí? ¿no? Esa es la cuestión.

En este día de 1937 en el marco de la Guerra Civil Española, el general Francisco Franco realiza el BOMBARDEO DE GUERNICA con aviones nazis alemanes.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net . Apoyo escolar. Másteres y trabajos Universitarios. Corrección de textos. ELE. ¡Infórmate!
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-. . .
Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura)  nacidos en esta fecha

- de 1898, Vicente ALEIXANDRE, poeta español perteneciente a la generación del 27, recordado en su obituario, un 14 de diciembre de 1984,  fue  académico de la Real Academia Española, letra O, en 1950.
Obtuvo el Premio Nacional de Literatura 1933 por La destrucción o el amor, Premio de la Crítica en 1963 y en 1969 por En un vasto dominio y por Poemas de la consumación, respectivamente, y Premio Nobel de Literatura en 1977.   
En los primeros días de la Guerra Civil, víctima de una denuncia, pasa veinticuatro horas en una cheka de la que es liberado por su amigo Pablo Neruda, cónsul de Chile a la sazón. Después de la guerra, a pesar de sus ideas izquierdistas, permanece en España y se convierte en uno de los maestros de los jóvenes poetas, con los que se cartea abundantemente y a los que recibe sin escatimar tiempo en su domicilio de Madrid, Wellingtonia (o Velintonia), 3.
 A lo largo de su vida ocultó su homosexualidad. En los años treinta el poeta conoce a Andrés Acero y ambos inician una intensa relación amorosa que será interrumpida por el exilio a México de Andrés tras la Guerra Civil. En palabras de Molina Foix, "Aleixandre era muy pudoroso de su condición homosexual por el daño que pudiera hacer a su familia, sobre todo a su hermana, pero a mí me dijo que cuando muriese no le importaba que se supiera la verdad; consideraba que no era ningún desdoro".  En 1963 encabezó la firma de una carta al ministro franquista Manuel Fraga Iribarne solicitando una investigación sobre las agresiones y torturas a mineros asturianos y a sus esposas durante la Huelga de 1962. La misiva estuvo firmada por 120 intelectuales españoles. El ministro Fraga Iribarne publicó en respuesta una "carta abierta" a uno de los firmantes (el poeta José Bergamín), negando los hechos.

No es tu final como una copa vana
que hay que apurar. Arroja el casco, y muere.
Por eso lentamente levantas en tu mano
un brillo o su mención, y arden tus dedos,
como una nieve súbita.
Está y no estuvo, pero estuvo y calla.
El frío quema y en tus ojos nace
su memoria. Recordar es obsceno,
peor: es triste. Olvidar es morir.
Con dignidad murió. Su sombra cruza.
 ('El olvido' y otros poemas).

- de 1900, Roberto ARLT, novelista, cuentista, dramaturgo, periodista e inventor argentino. Hijo de emigrantes de padre prusiano y madre austro-húngara, en el ambiente familiar se hablaba alemán. 
En 1926 escribe su primera novela El juguete rabioso, a la cual le iba a poner inicialmente como título La vida puerca, pero Ricardo Güiraldes le sugirió que el nombre original sería demasiado tosco para los lectores de ese tiempo. También trabajó de periodista para el diario El Mundo, donde editaría sus famosas Aguafuertes porteñas.
En sus relatos se describe con naturalismo y humor las bajezas y grandezas de personajes inmersos en ambientes indolentes. De este modo retrata la Argentina de los recién llegados que intentan insertarse en un medio regido por la desigualdad y la opresión.
 Escribió cuentos que han entrado a la historia de la literatura, como El jorobadito, Luna roja y Noche terrible. Por su manera de escribir directa y alejada de la estética modernista se le describió como «descuidado», lo cual contrasta con la fuerza fundadora que representó en la literatura argentina del siglo XX.
A partir de la década de 1930 incursionó en el teatro y en la última etapa de su vida sólo escribió en este género. Trescientos millones, Saverio el cruel y La isla desierta han sido las obras más representadas.
Falleció el  26 de julio de 1942.

Los diversos y exagerados rumores desparramados con motivo de la conducta que observé en compañía de Rigoletto, el jorobadito, en la casa de la señora X, apartaron en su tiempo a mucha gente de mi lado.
Sin embargo, mis singularidades no me acarrearon mayores desventuras, de no perfeccionarlas estrangulando a Rigoletto.
Retorcerle el pescuezo al jorobadito ha sido de mi parte un acto más ruinoso e imprudente para mis intereses, que atentar contra la existencia de un benefactor de la humanidad.
Se han echado sobre mí la policía, los jueces y los periódicos. Y ésta es la hora en que aún me pregunto (considerando los rigores de la justicia) si Rigoletto no estaba llamado a ser un capitán de hombres, un genio o un filántropo. De otra forma no se explican las crueldades de la ley para vengar los fueros de un insigne piojoso, al cual, para pagarle de su insolencia, resultaran insuficientes todos los puntapiés que pudieran suministrarle en el trasero una brigada de personas bien nacidas.
No se me oculta que sucesos peores ocurren sobre el planeta, pero ésta no es una razón para que yo deje de mirar con angustia las leprosas paredes del calabozo donde estoy alojado a espera de un destino peor.
(Fragmento de 'El jorobadito' y otros cuentos)

- de 1936, Llorenç VIDAL VIDAL, poeta español en lengua catalana y castellana, educador y pacifista, fundador en el año 1964 del Día Escolar de la No-violencia y la Paz (DENIP).
En su trayectoria poética comenzó con una poesía de base esteticista, surrealista, onírica y existencial en sus dos primeras entregas, El cant de la balalaika (1958) y 5 meditacions existencials (1959), que  luego adquirió un profundo acento social en el Insania Terrae (1962) y evolucionó hacia perspectivas universalistas, espiritualistas y místicas en su producción posterior: Talaiot del vent (1965), Estels filants (1991), Florilegi de poemes a Santanyí (1994), Petits poemes (1999), Poemes esparsos (2012), La rosa de los vientos (2012) y Destellos espirituales (2012) hasta la actualidad, todo ello salpicado por notas de religiosidad popular, matizado regionalismo cultural e histórico, interculturalidad y multicolor riqueza orientalista. La recientemente publicada Antología poética Estrechando para la paz, IV Encuentro Hispano-Marroquí de Poesía (2014) permite una visión global de esta evolución literaria.
En su obra Petit llibre d'un solitari / Pequeño libro de un solitario (1968) -al igual que en numerosos de sus poemas- se concentra el mensaje espiritual, universalista y pacifista de Llorenç Vidal.

Hoy, Señor, has llamado a mi puerta.
He abierto. ¿Eras Tú?
Tenías el aspecto de un niño de Indochina...
herido por las bombas,
con tu carita de miedo
y el hambre en tus mejillas...
He dudado un momento.
Te has transformado.
De pronto has sido un niño negro,
desnudo,
demacrado,
hambriento,
sediento de agua y de amor.
(Fragmento de 'La Rosa de los Vientos')

Fallecieron en esta fecha

- de  1910, Bjørnstjerne MARTINUS Bjørnson, político y escritor noruego nacido un  8 de diciembre de 1832, Premio Nobel de Literatura en 1903.
Sus novelas primigenias, como Synnove Solbakken (1857), trataban sobre la vida campesina. En sus obras posteriores, entre las cuales hay dramas, como Kong Sverre (1858), Sigurd Slembe (trilogía, 1862), En Fallit (1874); comedias, como Nygifte (1865); y narraciones, como Magnhild (1877), pudo demostrar la vida y costumbres de su país, y sus temas principales eran de reforma social. En sus obras mostró opiniones liberales y democráticas, promulgó el individualismo y la fe en la verdad y la naturaleza.
De su obra poética se puede mencionar Bergliot (poema épico, 1865) y la recopilación de poesías que lo erigieron como poeta nacional, Digte og sange (1870), de la que se destaca la conocida Ja, vi elsker dette landet (Sí, amamos esta tierra), que se ha convertido en el himno nacional noruego.

Sí, amamos este país
que se levanta,
rugoso y erosionado, sobre el mar,
con sus millares de hogares.
Lo amamos, lo amamos y pensamos
sobre nuestras madres y padres
y en la saga de tiempos pasados
que enviaron sueños a nuestra tierra
y la saga de tiempos pasados
que enviaron sueños,
que enviaron sueños a nuestra tierra.
Vikingos, en casa y cabaña,
¡gracias gran Dios!
Fue su voluntad proteger el país
aunque las cosas se miraban oscuras.
Mientras nuestros padres peleaban
y nuestras madres lloraban,
nuestro Señor calladamente abrió el camino
de modo que ganáramos nuestros derechos.
('Sí, amamos esta tierra' fragmento)
- de 2005, Augusto ROA BASTOS, escritor paraguayo. Citado en su nacimiento, un 13 de junio de 1917, fue novelista, cuentista y guionista. Está considerado como el escritor más importante de su país y uno de los más destacados en la literatura latinoamericana. Ganó el Premio Cervantes en 1989 y sus obras han sido traducidas a, por lo menos, veinticinco idiomas.
Producida en su mayor parte en el exilio, la obra de Roa se caracteriza por el retrato que hace de la cruda realidad del pueblo paraguayo, a través de la recuperación de la historia de su país y la reivindicación de su carácter de nación bilingüe (Paraguay tiene el idioma guaraní como segunda lengua oficial); y la reflexión sobre el poder en todas sus manifestaciones, tema central de la que el mismo Roa llamó su "trilogía sobre el monoteísmo del poder", también llamada "trilogía paraguaya", compuesta por las novelas Hijo de hombre (1960); Yo, el Supremo (1974) y El Fiscal (1993), que conforman el núcleo de su obra.

De paso cantó el ave,
y en su garganta de cristal el trino
con acorde argentino
tembló un instante y desmayó en el grave
silencio de la tarde que moría.
Como el canto suave
del trovador alado, la armonía
de tu voz vibró solo un momento;
mas en el alma mía
sigue vibrando el eco de su acento.
 (Madrigal en El ruiseñor de la aurora, 1942)

 - de 2011, Carlos Eduardo ZAVALETA RIVERA, escritor peruano recordado en su nacimiento, un 7 de marzo de 1928, perteneció a la llamada "generación de los 50", precursora del gran avance en la narrativa peruana encabezado, en la década siguiente, por Mario Vargas Llosa. 
Es considerado como uno de los mejores cuentistas peruanos del siglo XX. Influido por autores de habla inglesa como Joyce y Faulkner, renovó la estructura y el estilo de la novela y el cuento peruano. 
 Algunas de sus obras son Los Íngar (1955), El Cristo Villenas (1956), Cuentos completos (1977), Pálido pero sereno (1997), Baile de sobrevivientes (2007), Huérfano de mujer (novela, 2008), Antología personal (prólogo de Antonio González Montes, 2009),  Cervantes en el Perú (antología de ensayos, 2009) y  El gozo de las letras III (obra póstuma, 2012).

Todos sabemos que la envidia es un vicio múltiple: engrandece y deforma el "yo", al cotejarlo a menudo con los demás y extraer conclusiones que lo humillan. La piel del envidioso arde y hasta puede quemarse sola en el cotejo con las ventajas del otro; el envidioso vive para magnificar o inventar defectos ajenos, buscando difundir su odio al "otro" entre los amigos, con la esperanza de formar un bando propio contra los supuestos rivales. En fin, el envidioso tiene los ojos miopes y difunde chismes como una profesión.
Una vez en Madrid, atendí a un escritor novel, quien volvía ufano de conocer París, como si eso equivaliese a lanzar un libro. Le pregunté por Ribeyro, quien justamente vivía en París.
—¿Pues no lo sabes? —replicó, los ojos quizá brillantes y satisfechos—. Murió hace unos días.
Era 1975, y mi mujer y yo habíamos visitado París dos años atrás, cuando Ribeyro sufrió una intervención quirúrgica, de la cual salió airoso.
—¿Estás seguro? —pregunté—. Porque hace dos años él salvó, ¿verdad?
—No, no —repitió, bebiendo feliz, el jerez que yo le invitaba—. Está muerto, muerto.
Esa noche, conturbados, mi mujer y yo telefoneamos al número de Ribeyro en París. De antemano sabíamos que nos respondería Alida.
—Hola —dije—, llamo desde Madrid. ¿Cómo están ustedes? ¿Qué hay de novedades?
—Llueve mucho —dijo ella—. Pero Julio Ramón tiene que salir a la embajada y se está poniendo los chanclos, el impermeable de doble forro, los guantes, en fin, y sin olvidar el paraguas, toda la parafernalia que no se usa jamás en Lima. ¿Quieres hablar con él?
Y luego hablé felizmente con el "muerto". Años después, en Lima, me atreví a contarle la anécdota.
—Sí —dijo—, no sé qué le pasa a ese colega. También me contó una vez que tú habías muerto.

 ('La envidia' y otros cuentos en Relatos Brevísimos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?