viernes, 16 de diciembre de 2016

Un 16 de diciembre...


de 1997, 685 niños, víctimas de ataques epilépticos, son hospitalizados en Japón por haber presenciado el episodio de Pókemon Dennō Senshi Porygon, ya que el cambio rápido entre los colores rojo y azul en una escena les provocó convulsiones que dieron lugar a una epilepsia fotosensitiva.
 El estímulo visual que desencadena un ataque es generalmente cíclico, formando patrones regulares en el tiempo o en el espacio. Luces intermitentes o alternancia o cambio de imágenes (como en discotecas, vehículos de emergencia, películas de acción, programas de televisión o videojuegos, etc.) son ejemplos de los patrones más comunes que pueden disparar un ataque de epilepsia.
Consejos importantes:
No exponer a menores de dos años a la ver la televisión en ningún caso y controlarla en el caso de los mayores lo máximo posible, forzando descansos y evitando pasar muchas horas seguidas sin cambiar de actividad.
Evitar en todo caso los juegos en videoconsolas, tablets, móviles, etc… pues la exposición a estas luces puede ser muy perjudicial.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net . Apoyo escolar. Trabajos Universitarios. Letras. ELE.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha

- de 1882, Julio CAMBA, periodista y escritor español.Citado en el aniversario de su fallecimiento, un 28 de febrero, de tendencias anarquistas, llegó a ser llamado a declarar por el atentado contra Alfonso XIII el día de su boda, vinculándole con el terrorista Mateo Morral.
Aunque más tarde se definiera en apoyo del bando nacionalista en la Guerra Civil, tras su vinculación laboral con el diario ABC, lo que da idea de su curiosa inestabilidad en cuanto a creencias políticas, llama la atención a quien esto escribe principalmente su artículo En defensa del analfabetismo (el título ya explica el contenido).
 Entre sus obras, destacamos:  Haciendo de República (1934), La ciudad automática (1934), Esto, lo otro y lo de más allá (1945), Mis páginas mejores (1956), Ni fuh ni fah (1957) y Millones al horno (1958).

Mucho me temo que mi querido amigo Marcelino Domingo, ministro de Instrucción de la joven República española, inicie en serio una campaña contra el analfabetismo. El analfabetismo, como causa de atraso y de barbarie, es una superstición de nuestras izquierdas. “Hay que leer”, se dice; pero “¿Qué es lo que hay que leer?”, preguntaría yo. Para mí, este punto es de una importancia capital y, mientras alguien no me lo aclare de un modo satisfactorio, votaré por el analfabetismo. Yo creo, en efecto, que si España quiere conservar la originalidad de su carácter y de su inteligencia tiene que poner a salvo de las pamplinas periodísticas y los lugares comunes literarios un 50 por 100, cuando menos, de su población. Muy bien que en los Estados Unidos, el país de los trajes hechos y las sopas hechas, la gente utilice también pensamientos de fábrica. En este país el desarrollo de la instrucción primaria está justificado por la necesidad de destruir el pensamiento individual, pero España es el país más individualista del mundo, y no se puede ir así como así contra el genio de una raza. Ahí cada cual quiere pensar por su cuenta, y hace bien. Un pensamiento propio, por modesto que sea, vale más para uno que todo Pascal o La Rochefoucauld.
No hay que homologar analfabetismo con estupidez. Al contrario. Sin hablar de Homero, que era un analfabeto, no de las sagas norsas, que fueron hechas por analfabetos, ¿en dónde hay una literatura comparable a la de nuestro refranero y nuestra poesía popular? La cultura no aminora la estupidez de nadie. Puede aminorar el entendimiento, eso sí, pero nunca la estupidez, para la que constituye, en cambio, un instrumento precioso. Por mi parte opino que en España solo los analfabetos conservan íntegra la inteligencia, y si algunas conversaciones españolas me han producido un verdadero placer intelectual, no han sido tanto las del Ateneo o la Revista de Occidente como las de esos marineros y labradores que, no sabiendo leer ni escribir, enjuician todos los asuntos de un modo personal y directo, sin lugares comunes ni ideas de segunda mano. 
 (Fragmento de 'En defensa del analfabetismo', Nueva York, 17 de junio de 1931. Publicado en ABC.)

- de  1902, Rafael ALBERTI, poeta español. Citado en la fecha de su fallecimiento, un 28 de octubre de 1999, fue especialmente reconocido como poeta. Miembro de la Generación del 27, está considerado uno de los mayores literatos españoles de la llamada Edad de Plata de la literatura española.
Miembro activo del Partido Comunista de España, se exilió tras la Guerra Civil Española. Vuelto a España tras la instauración de la monarquía, fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía en 1983 y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz en 1985.
Publicó sus memorias bajo el título de La arboleda perdida. Entre sus últimas obras: Golfo de Sombras, 1986. Los hijos del drago y otros poemas, 1986. Accidente. Poemas del Hospital, 1987. Cuatro canciones, 1987. El aburrimiento, 1988 y Canciones para Altair, 1989.

Los ángeles muertos (De ‘Sobre los ángeles’ . El poeta ha perdido su paraíso, el paraíso de la inocencia y del amor, y se interroga angustiosamente, asediado por fuerzas encontradas que, alternativamente, lo oprimen o le muestran algún resquicio de esperanza. Estas fuerzas se objetivan como ángeles).

Buscad, buscadlos:
en el insomnio de las cañerías olvidadas,
en los cauces interrumpidos por el silencio de las basuras.
No lejos de los charcos incapaces de guardar una nube,
unos ojos perdidos,
una sortija rota
o una estrella pisoteada.
Porque yo los he visto:
en esos escombros momentáneos que aparecen en las neblinas.
 Porque yo los he tocado:
en el destierro de un ladrillo difunto,
venido a la nada desde una torre o un carro.
Nunca más allá de las chimeneas que se derrumban,
ni de esas hojas tenaces que se estampan en los zapatos.
En todo esto.
Más en esas astillas vagabundas que se consumen sin fuego,
en esas ausencias hundidas que sufren los muebles desvencijados,
no a mucha distancia de los nombres y signos que se enfrían en las paredes.
Buscad, buscadlos:
debajo de la gota de cera que sepulta la palabra de un libro
o la firma de uno de esos rincones de cartas
que trae rodando el polvo.
Cerca del casco perdido de una botella,
 de una suela extraviada en la nieve,
de una navaja de afeitar abandonada al borde de un precipicio.


- de  1911, Dolores MEDIO, escritora española.
En 1952 obtiene el Premio Nadal con Nosotros, los Rivero. En 1963 comienza su trilogía Los que vamos a pie con Bibian, en el que se relatan los hechos (autobiográficos, como gran parte de su obra) relativos a la manifestación en apoyo a los mineros que la llevó a prisión, experiencia a su vez relatada en Celda común; y obtiene el Premio Sésamo con Andrés. La otra circunstancia continúa la trilogía en 1972. En 1982 publica El urogallo, cuento escrito entre 1936 y 1939 que no se publicó antes por problemas con la censura. Otras novelas de Dolores Medio son Funcionario público, 1956; El pez sigue flotando, 1959; Diario de una maestra, 1961; Farsa de verano, 1974 y El fabuloso imperio de Juan sin Tierra, 1981. Es una de las máximas representantes de la literatura social en España, así como de la estética social realista.

Se rebela:
(—… ¡no! No he fracasado como maestra. Yo creo que mis métodos son buenos.
Estoy segura. He fracasado… ¿cómo diría?… Me ha fallado la diplomacia. Max tenía razón. He chocado con las fuerzas vivas del pueblo y… claro, sucedió lo que tenía que suceder. Falta de tacto… Bien, será mejor no pensar en ello.)
Pero hay que pensar en ello. Irene Gal es desde esta mañana un obrero parado —un funcionario parado— sin ninguna compensación. Tendrá que dedicarse a otro trabajo. Y hacerlo inmediatamente. No tiene dinero. Max y otros amigos, otros compañeros, necesitan su ayuda económica, además del consuelo espiritual de sus cartas. Max no debe saber lo que le ha ocurrido. Se sentiría un poco culpable de ello.
Por otra parte, se negaría a aceptar su ayuda… Por Max, por todos, por ella misma, tiene que arreglar en seguida lo de su destitución y buscarse entre tanto otro trabajo.
(—Donde sea, como sea, posiblemente en alguna fábrica necesiten brazos… Escasea la mano de obra, ahora con la guerra y las depuraciones… «Monte Amboto»… «Virgen del Carmen»… O institutriz… Mantenida y el sueldo libre…«Castillo de Coca»…)
(Fragmento de 'Diario de una maestra')

 Fallecidos en esta fecha

- de  1981, Manuel SANCHÍS GUARNER, filólogo, historiador y escritor español en habla valenciana. Citado en la fecha de su nacimiento, un 9 de septiembre, participó en la Guerra Civil Española defendiendo la legalidad republicana. Por ello fue represaliado durante el franquismo pasando por el campo de concentración de prisioneros políticos de Salamanca hasta cumplir su condena en un penal de Madrid (1939-1943).
Permaneció desterrado en Mallorca entre 1943 y 1959 (período en el que se produce su colaboración con Francesc Borja de Moll en la elaboración del DCVB). En 1966 ingresó en la Real Academia de la Historia. En 1978 sufre un atentado con bomba por parte de sectores de la ultraderecha valenciana.
De entre sus obras cabe destacar La llengua dels valencians, publicada en 1933 y de la que se han hecho múltiples reediciones; la Gramàtica valenciana (1950), Els pobles valencians parlen els uns dels altres, y también Aproximació a la història de la llengua catalana (1980).

Es muy poco conocida la frontera meridional del dominio lingüístico catalán, la cual es representada con notoria inexactitud incluso en las publicaciones más autorizadas, como la relacion del Institut d' Estudis Catalans y el mapa de la página xxv de Ia primera edición del volumen I del monumental
Iliccionari Catala- Valencia-Balear, de Antoni M." Alcover y Francese de B. Moll, cuyo fragmento correspondiente se reproduce aquí.
Tales deficiencias de información tienen su origen en la imprecisión con que Hadwiger, quien, en general, fue bastante meticuloso, estudió este sector, equivocándose al describir la linea divisoria de las lenguas en el sur del dominio lingüistico catalán. Del extremo septentrional de esta frontera del
valenciano y su penetración en Aragón, tratado también por Hadwiger, me ocupé asimismo hace unos años.
No ha merecido la atención de los lingüistas el mapa con la distribución de las Lenguas en la provincia de Alicante, publicado por Figueras Pacheco, que, aunque es mas preciso y acertado que los mapas mas divulgados, contiene asimismo inexactitudes importantes. (Fragmento del artículo 'La frontera lingüística en las provincias de Alicante y Murcia')

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?